¿De que está hecho el Everest?

Estos días la palabra Everest está en boca de todos. Diferentes alpinistas han hoyado su cumbre de diferentes maneras y dejando actividades que pasarán a la historia, como un ejemplo la doble ascensión rápida de Kilian Jornet a la cual le dediqué un artículo aquí hace unos pocos días: Sobre Kilian Jornet, sus precedentes en la ascensión rápida del Everest y los medios de comunicación.

Ayer, en un artículo del Heraldo de Aragón en el que entrevistan al geólogo Ánchel Belmonte, encontré una pregunta que nunca me había planteado y que me pareció muy interesante compartir por aquí ¿De qué está hecho el Everest?

 

Cara norte del Monte Everest. Fotografía de Charlie Hall.
A continuación te dejo el fragmento de la entrevista del Heraldo:

 
“¿De qué está hecho el Everest? Sí, puede que no sea el pico más bonito pero sin duda sus dimensiones hacen del Everest y sus 8.848 metros una de las montañas más conocidas por todos y más codiciadas por los montañeros. Verlo por primera vez, durante la segunda jornada del ‘trekking’ a su campo base, produce una gran emoción. Lo conocemos por el nombre del coronel y topógrafo británico Sir George Everest, aunque sus nombres auténticos son Sagarmatha (en Nepal) y Chomolungma (en el Tíbet).

Geológicamente, el Everest ilustra de manera espléndida algunos aspectos de la gran teoría que nos explica cómo funciona la Tierra: la tectónica de placas. El Himalaya es el resultado de la colisión entre las placas india y euroasiática, que empezó hace 60 millones de años. Esta colisión continúa en la actualidad, como evidencian los numerosos terremotos que sacuden la cordillera y hacen que siga creciendo. El choque entre placas provoca que las rocas situadas entre la India y Asia, muchas formadas en el fondo del mar, hayan quedado ‘pinzadas’ entre ambas, plegadas, rotas y elevadas miles de metros.

La base de la montaña, situada sobre el glaciar del Khumbu, está compuesta por gneises y granitos. Sobre ellos, un gran espesor de esquistos sustenta la pirámide cimera. Esta se halla formada por las famosas ‘bandas amarillas’, unas capas de mármol amarillento muy visibles no solo en el Everest sino en el Lhotse (8.516 m), el gigante vecino. Por último, y para sorpresa de los primeros geólogos que lo estudiaron, coronando la montaña encontramos unas rocas sedimentarias de más de 400 millones de años de antigüedad. Se trata de unas lutitas y calizas que contienen fósiles de crinoideos, seres conocidos popularmente como lirios de mar. Un poco antes de la cima afloran unas rocas llamadas trombolitas, un arrecife formado por cianobacterias en una zona próxima a la costa en un mar tropical poco profundo.

En definitiva, el techo del mundo se formó en el fondo del mar. La fuerza de la Tierra es capaz de mudar los paisajes de manera radical. Incluso las rocas de nuestro planeta, a su ritmo, viven y cambian.”

Pues sí, aunque parezca increíble, el techo del mundo está formado por fósiles marinos que hace unos 400 millones de años comenzaron a elevarse para convertirse en lo que es hoy. La montaña no deja de sorprenderme.

Fuentes:

Heraldo de Aragón: Pirineo e Himalaya. No tan lejos, no tan distintos.

Geología y Mapas: Geología del Monte Everest.

Anuncios

Sobre Kilian Jornet, sus precedentes en la ascensión rápida del Everest y los medios de comunicación.

Estos últimos días se ha hablado mucho de Kilian Jornet y su ascensión rápida a la montaña más alta de la tierra. Solo alguien con un talento “extraterrestre” puede afrontar tal empresa en tan corto espacio de tiempo y de una manera tan ligera. Pero aquí no acaba la cosa, mientras me encuentro escribiendo estas líneas, me llega la notícia de que esta noche Kilian ha vuelto a realizar la cumbre desde el campo base avanzado en unas 17 horas. Realmente una burrada, nadie ha realizado la cumbre del Everest sin oxigeno dos veces en una misma semana, un hecho histórico por supuesto.

Pero, estos días he visto en las redes sociales y sobretodo en los grandes medios de comunicación, una elevación al olimpo de Kilian que no acabo de entender. Todo el mundo se ha subido al carro del “Efecto Kilian”. Leer estos días titulares sobre una “hazaña sin precedentes”, o “la actividad del siglo” o “un antes y un después con esta ascensión” me parece escribir gratuitamente, sin tener mucha idea, sin conocer la historia del alpinismo y sin saber realmente de dónde viene Kilian y lo mejor de todo, hacia dónde se dirige. Estos medios tan solo buscan recibir muchas visitas en sus webs, lo que antes se llamaba “vender portadas” y sacar provecho del tirón mediático de Kilian.

DOBLE ASCENSIÓN AL EVEREST EN MENOS DE 6 DÍAS, NUEVAS POSIBILIDADES.

Con su doble ascensión, Kilian ha elevado al límite la resistencia humana, y como ha dicho el mismo esta mañana, se abre un nuevo abanico de posibilidades en el himalayismo.

Probándose con esta segunda ascensión, no me extrañaría que un futuro no muy lejano se intentaran empresas hoy en día impensables, como realizar los 14 ochomiles en un corto espacio de tiempo, como mucho uno o dos años, aprovechando así la aclimatación constante del cuerpo.

Kilian Jornet. Proyecto Summits of my life.

PRECEDENTES A KILIAN EN LA ASCENSIÓN RÁPIDA DEL EVEREST.

Las 17 horas del segundo intento des del CBA a cumbre, no suponen ningún récord de velocidad, ya que hace unos añitos dos alpinistas rebajaron este tiempo y pocos medios se acuerdan de estos hechos históricos, solo los especializados se mantienen rigurosos en cuanto a la información.

EN 1996 HANS KAMMERLANDER HIZO SU MISMA RUTA EN 16h45´

Hans Kammerlander subió en 1996 (21 años antes) por la misma ruta que Kilian y en el mismo estilo, en 16 horas y 45 minutos desde el campo base avanzado a la cima. Además, descendió esquiando en unas 6 horas y 45 minutos. La suma total de la actividad fueron 23 horas y 30 minutos.

Hans Kammerlander en la cumbre del Everest.

EN 2006 CHRISTIAN STANGL SUBIÓ EN 16h 42′

En mayo de 2006 Christian Stangl hizo la misma ruta norte, también sin oxígeno artificial, tardando 16h42´. Su estilo fue igual de limpio que el de su predecesor Hans y el de Kilian. Además descendió en 6 horas hasta el CBA. La suma total de la actividad fueron 22 horas y 42 minutos. 

Esta ascensión no ha acabado nunca de generar confianza en el mundo del alpinismo, ya que Christian mintió en una ascensión rápida que realizó al K2, fué descubierto y acabó admitiendo su trampa.

OTRAS ASCENSIONES

Decir que han habido otras ascensiones rápidas y comprometidas al Everest que también pasaron  a la historia por lo que significaron en su momento. Por ejemplo la de Erhard Loretan y Jean Troillet que en Agosto de 1986 hicieron cumbre en estilo alpino, por el comprometido corredor Horbein, realizando un descenso ultra rápido utilizando sus traseros para deslizar montaña abajo.

Corredor Horbein, Corredor Norton y ruta norte o británica.

O las 22h 29 minutos que tardó Marc Batard en 1988 en subir y bajar sin oxígeno, por su ruta sur, la ruta más utilizada para ascender a esta montaña. El sherpa Pemba Dorje en 2004 tardó tan solo 8 horas y 10 minutos en llegar a la cumbre por la misma ruta sur, pero empleó oxígeno durante toda la ascensión.

Recordando las ascensiones rápidas al Everest no quiero restarle mérito al logro conseguido por Kilian, para mí actualmente es uno de los alpinistas con más proyección en el panorama actual, acaba de comenzar a sorprendernos con sus actividades y lo mejor aún está por venir seguro, pero ahora mismo compararlo con Reinhold Messner o Walter Bonatti no entra en mi cabeza, aún tiene mucho que aportar al alpinismo. Y tras tanto bombo en estas actividades hay varias marcas comerciales que lo único que buscan es venderte ese último modelo de calzado que te hará volar en la montaña o ese material técnico que te convertirán en mejor atleta, marketing encubierto tras un estilo de vida que a veces puede resultar peligroso.

Y tu ¿Que opinas de las ascensiones de Kilian?

Fuentes:

http://desnivel.com/expediciones/el-reto-de-kilian-y-los-otros-record-de-velocidad-del-everest

http://www.barrabes.com/actualidad/noticias/1-1109/hans-kammerlander-esquiador-ochomiles.html

 

Maurize Herzog y Annapurna Primer Ochomil

Libro Annapurna primer ochomil de Maurice Herzog
Libro Annapurna primer ochomil de Maurice Herzog

El Annapurna, para todos nosotros, es un ideal realizado; en nuestra juventud no nos absorbían los relatos imaginarios ni los sangrientos combates que las guerras modernas ofrecen a la imaginación de los niños. La montaña fue para nosotros un campo de batalla natural en el que, jugando en las fronteras de la vida y de la muerte, buscábamos la libertad que oscuramente anhelábamos y que necesitábamos tanto como el pan.

El Annapurna, hacia el que hubiéramos ido todos con las manos vacías, es un tesoro sobre el cual viviremos… Con esta realización, una página se dobla… Una nueva vida empieza.

Hay otros Annapurna en la vida de los hombres…

Párrafo final del libro de Maurize Herzog, Annapurna primer ochomil.

Arículo de David Navarro imprescindible, sobre la historia de esta ascensión dividido en tres partes: Annapurna 1950: la conquista del primer ochomil (I)Annapurna 1950: la conquista del primer ochomil (II) y Annapurna 1950: la conquista del primer ochomil (y III)

Y aquí otro artículo interesante: Luces y sombras tras el Annapurna